Sonido NO deseado

En nuestro país el ruido es considerado uno de los principales problemas ambientales, y aun así sigue siendo un gran desconocido a la hora de combatirlo.

El ruido es un caso particular del sonido. Se entiende como ruido todo aquel sonido NO deseado.

El ruido está integrado por dos componentes de igual importancia: el componente físico, entendido como la intensidad del mismo, que genera molestias perceptibles debido a los daños físicos detectables que provoca, es decir el sonido en sí mismo; y el componente subjetivo, que es la sensación de molestia.

Este último no es tan fácilmente detectable como el físico, pero existen unos factores de gran importancia que lo cuantifican y hacen visible dicha subjetividad. Entre estos factores encontramos:

La energía sonora, que valora el nivel de presión sonora del ruido, es decir cuanta más energía posea un sonido, la molestia será mayor.

El tiempo de exposición, la molestia aumenta cuanto mayor sea el tiempo que estemos expuestos a dicho ruido, aunque los niveles de ruido sean iguales. Es decir, un mismo sonido a una intensidad va a ser más molesto si está presente de manera permanente que si aparece uno a distinta intensidad en periodos más cortos de tiempo.

Características del sonido, son predictores de la molestia que provocan, es decir, debemos valorar el ritmo, la frecuencia, la intensidad, etc.

El ruido es una contaminación igual de peligrosa que la contaminación por polución

Expectativas y calidad de vida

Sensibilidad individual, da lugar a que diferentes personas, interpreten grados diferentes de molestia frente al mismo ruido. Esta se encuentra influida por factores físicos, culturales, sociales, personales etc.

Actividad del receptor, según la franja horaria en la que aparezca el ruido, así como la actividad que se esté llevando a cabo en ese momento y la atención y el nivel de concentración requeridos para la consecución de dicha actividad, un mismo ruido propicia diferentes niveles de molestia.

Expectativas y calidad de vida, cada persona, dependiendo de la relevancia y la utilidad que le dé al espacio donde se encuentre, tendrá una exigencia mayor o menor para la presencia de ruidos.

El peligro de la contaminación acústica

La difícil evaluación de dichos factores hace que la importancia sobre los efectos del ruido, sea un tema de dispares opiniones. Hay que tener en cuenta, que absolutamente todos los factores del ruido son importantes y que es una contaminación igual de peligrosa que la contaminación por polución.

Además, que dichos factores no tengan una categorización o evaluación estandarizada, no quiere decir que no tengan consecuencias físicas y psíquicas en los seres humanos, esto es entendible ya que dos seres humanos, al igual que sus capacidades de escucha o de percepción, nunca son iguales de forma unánime.

 


PERFIL DEL AUTOR

Psicología Velázquez

Paloma López y Rocío Gavilán ofrecen servicios de Psicología Sanitaria, Forense y Jurídica. Son licenciadas en Psicología Clínica por la Universidad Complutense de Madrid y Master de Psicología Forense de la Universidad Autónoma de Madrid. Son Peritos Oficiales y están inscritas en el equipo de Peritos de la Comunidad de Madrid. Tienen una larga experiencia profesional en la realización de informes psicológicos periciales, así como en las preparaciones para vistas judiciales y al proceso judicial al que se enfrenta la víctima. Cuentan también con formación específica en Psicografología y Peritación Caligráfica, y realizan informes de firmas y manuscritos en casos de Derecho Penal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *