Soluciones ‘inteligentes’ para el problema del ruido urbano

El ruido es una amenaza real para nuestro bienestar y calidad de vida, para nuestra salud y para la convivencia en las ciudades. El dato es preocupante, nueve millones de españoles viven expuestos a niveles superiores de ruido a los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

El ruido es una amenaza real para nuestro bienestar y calidad de vida, para nuestra salud y para la convivencia en las ciudades

“El ruido es un sonido inarticulado, por lo general desagradable”, según la primera definición que ofrece la Real Academia Española de la Lengua.

Los especialistas médicos advierten: “Nos dirigimos hacia una sociedad de sordos debido a la poca concienciación frente al ruido”.

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, va más allá, y suma al de la salud el problema de la convivencia: “El ruido puede arruinar la vida de las personas y de sus familias”.

conRderuido.com realiza en este reportaje un repaso a la problemática del ruido y contesta a las cuestiones fundamentales que nos plantea.

  • ¿Cuáles son las principales fuentes de contaminación acústica?
  • ¿Da respuesta la legislación al grave y creciente problema del ruido?
  • ¿Es el ruido un problema sin resolver que causa sufrimiento a los ciudadanos?
  • ¿Cómo podemos mejorar la contaminación acústica en las ciudades?

Banner_Monitorización Continua del Ruido

El tráfico, principal fuente de ruido

Los estudios realizados hasta la fecha coinciden en señalar el tráfico como la principal fuente de ruido o contaminación acústica en las ciudades.

A la ‘marabunta´ de vehículos y su ‘rugido’ tenemos que sumar otras fuentes emisoras de ruido no menos importantes: actividades industriales, comerciales o de servicios e infraestructura ferroviaria, portuaria y aeroportuaria.

Pero no debemos olvidarnos de otros ruidos, que pueden parecer menores y que sin embargo son cotidianos y creadores de graves problemas en nuestras ciudades.

Nos referimos a los ruidos provocados por los vecinos (electrodomésticos, instrumentos musicales, mascotas, obras domésticas, recogida de basuras, etc.) y por actividades diversas y de ocio (discotecas, terrazas, bares, comercios, industria, botellones, etc.)

“Es difícil prevenir el ruido y evitar sus molestias, pero se puede hacer. Hay que trabajar en mejorar la gestión del ruido para que su impacto sobre las personas sea el menor posible”, explica a conRderuido.com en una interesante nanoentrevista el director comercial de Urbiotica, Marc Boher.

La normativa del ruido

Para la regulación de estas fuentes de ruido contamos con una normativa de carácter estatal, la Ley 37/2003 del Ruido. Sin embargo, de forma habitual hay que recurrir a la legislación autonómica, a las ordenanzas municipales y al Real Decreto 1367/2007. Además, hay que tener en cuenta la existencia de una legislación europea de obligado cumplimiento por los Estados miembros.

Las actividades que generan ruido en el ámbito laboral tienen su legislación específica y también, por ejemplo, los ruidos provocados por las actividades militares

Hoy por hoy, y según explica Ricardo Ayala, “la principal arma de defensa legal contra el ruido está en el Derecho Civil. Podemos decir que los ciudadanos pueden hacer valer sus derechos de forma eficaz ante los tribunales civiles siempre que puedan probar que su calidad de vida se ve alterada sustancialmente por la contaminación acústica que generan terceras personas en sus viviendas, o en los locales de negocios”.

En el estudio ‘La contaminación acústica en nuestras ciudades’, Benjamín García y Francisco Javier Garrido aseguraban ya en 2003: “Una sociedad que aspira a conquistar cada vez mayores cuotas de calidad no se puede permitir el lujo de que sigan aumentando sus niveles de ruido. De momento puede parecer un asunto marginal, pero en el futuro es un problema que dará mucho que hablar y suscitará campos muy variados para la investigación y el conocimiento”.

En este punto debemos referirnos al Sistema Básico de Información sobre la Contaminación Acústica. El SICA fue creado con el Real Decreto 1513/2005, por el que se desarrolla la Ley 37/2003 del Ruido.

  • El SICA constituye la base de datos necesaria para la organización de la información relativa a la contaminación acústica.
  • El SICA permite buscar y descargar los mapas estratégicos de ruido realizados en aplicación de la Directiva 2002/49/CE, así como los datos sobre los planes de acción contra el ruido elaborados de acuerdo con lo establecido en la Ley del Ruido y sus normas de desarrollo.
  • El SICA depende del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y está gestionado por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental.

La Directiva 2002/49/CE establece en su artículo 8 que los Estados Miembros deben elaborar planes de acción encaminados a afrontar, en su territorio, las cuestiones relativas al ruido y a sus efectos, incluida la reducción del ruido si fuese necesaria con respecto a los lugares próximos a los grandes ejes viarios, grandes ejes ferroviarios, grandes aeropuertos y respecto a las aglomeraciones.

Por otra parte, queda mucho por hacer en cuanto a la legislación del ruido y, además, hay que presentar el problema en un lenguaje menos técnico y con todas sus dimensiones (aspectos físicos, psicológicos, sociales, legales y políticos).

La legislación es parcial o enrevesada, aunque Ricardo Ayala, abogado especialista en contaminación acústica afirma a conRderuido.com: “Los Tribunales españoles cada vez son más conscientes del problema del ruido y de los graves daños que puede llegar a causar, y ya se están emitiendo sentencias muy favorables a las personas perjudicadas.”

En este sentido, Soledad Becerril, Defensora del Pueblo, ha declarado la guerra al ruido, del que ha dicho, “puede arruinar la vida de las personas y de sus familias”.

“Urbiotica fusiona urbanismo y tecnología y dota a las ciudades de elementos tecnológicos que contribuyen al bienestar de las personas”

Ante esta situación, se están produciendo diversas iniciativas, tanto en el ámbito de las Administraciones Públicas como en el de las empresas privadas.

Así, en 2008 nace Urbiotica, empresa con sede en Barcelona y presencia en 20 países de cuatro continentes. “Urbiotica tiene como misión fusionar urbanismo y tecnología y dotar a las ciudades de los elementos tecnológicos necesarios que contribuyan al bienestar de las personas” nos explica Marc Boher, su director comercial.

El ruido, un problema sin resolver

Más allá de la normativa, El ruido es un problema fundamentalmente urbano, que influye de forma negativa en la calidad de vida, ya que puede provocar graves problemas de salud y de convivencia. Y las principales fuentes de ruido son el transporte de todo tipo y el ocio.

No existe una conciencia social sobre la gravedad del problema ruido. Sin embargo, en los últimos años, algunos movimientos ciudadanos están levantando la voz contra el ruido como una de las fuentes de contaminación más importantes.

 

Ruido y salud

El ruido es un problema urbano que influye de forma negativa en la calidad de vida, ya que puede provocar graves problemas de salud y de convivencia

Para el doctor Iván Domènech, Jefe de la Unidad Funcional de Otorrinolaringología y Alergia del Hospital Universitari Dexeus en Barcelona, del Grupo Quirónsalud, “Estamos exponiendo a la población a una sobrecarga de decibelios que al final acabarán contaminando (por eso hablamos de contaminación acústica) su entorno ambiental y provocándoles un daño auditivo irreversible.”

Y añade: “El ruido cada vez se asocia más con la patología del sueño, irritabilidad, transtornos cardiovasculares, estrés, etc. La concienciación sobre el ruido es cosa de todos.”

Como hemos visto, más allá del cumplimiento de la normativa, estamos ante un grave problema sin resolver, ya que la contaminación acústica es causa de sufrimiento de los ciudadanos en su vida diaria. Así lo explica el Síndic de Greuges de Cataluña en el ‘Informe sobre ocio nocturno y convivencia ciudadana’ de 2016:

“La contaminación acústica no solamente impide el descanso de las personas que residen en viviendas próximas a los focos productores de ruidos, sino que perjudica la salud de todos los que se ven sometidos a la incidencia de un grado excesivo de decibelios”.

El informe añade: “Por otra parte, y desde un ámbito jurídico, el ruido también vulnera el derecho fundamental a la intimidad personal y familiar y el derecho a la inviolabilidad del domicilio”.

Y va más allá: “En general, los ciudadanos se han acostumbrado a convivir con una serie de ruidos que les rodean en el día a día… Ahora bien, el hecho de que ya se tengan asimilados una serie de ruidos asociados a la vida en sociedad, especialmente en las ciudades, no implica que deban soportarse y mucho menos cuando estos sobrepasan los límites de lo establecido en la normativa y de lo razonablemente tolerable”.

En el informe se describe la tipología de las quejas planteadas por los ciudadanos en materia de contaminación acústica, las actuaciones que llevan a cabo las administraciones implicadas y la comprobación del grado de efectividad de las medidas adoptadas.

Que ya se tengan asimilados ruidos asociados a la vida en sociedad no implica que deban soportarse y mucho menos cuando sobrepasan los límites de la normativa y de lo razonablemente tolerable

El informe analiza la problemática de los ruidos como consecuencia del ocio, las fiestas en el espacio público y el turismo, fenómenos que se han ido incrementado con el paso de los años. “Tampoco puede pasarse por alto el turismo de borrachera, del que desgraciadamente algunos municipios costeros catalanes han hecho bandera”, explica.

Entre las quejas generalizadas por ruido están las siguientes:

  • Quejas por la insonorización deficiente de locales de espectáculos públicos y actividades recreativas (discotecas, bares musicales y chiringuitos de playa), el exceso de volumen de la música y las molestias ocasionadas por los clientes que salen al exterior a fumar.
  • Molestias por los ruidos ocasionados por terrazas de todo tipo de locales, bares, restaurantes, especialmente en época estival, aunque en muchos sitios este tipo de terrazas ya son atemporales.
  • Molestias por organización de actos con motivo de la celebración de fiestas mayores o actividades extraordinarias (acontecimientos deportivos, fiestas mayores de barrios, ferias diversas, etc.)
  • Molestias provocadas por las actividades de restauración y comerciales (bares, restaurantes, panaderías y otros) a menudo por ruidos de la maquinaria con la que se lleva a cabo la actividad o por televisores con volumen excesivo, aparatos de música, aire acondicionado, etc.
  • La problemática derivada de la coexistencia de viviendas de uso turístico con viviendas de residencia habitual en un mismo bloque de vecinos.
  • Las molestias derivadas de las actividades vecinales: ruidos de equipos de reproducción musical, televisores, aire acondicionado, lavadoras, calderas y animales de compañía.

Los ayuntamientos tienen competencia en la inspección, el control y la sanción de actividades, incluidas las derivadas de las relaciones de vecindad, los vehículos a motor, el control de las vías urbanas, la autorización del trabajo nocturno y la elaboración y aprobación de los mapas de capacidad acústica. Por ejemplo, hoy en día, la mayor parte de los municipios catalanes disponen de ordenanzas municipales de ruido, y buena parte de ellos, también de los mapas de capacidad acústica.

En el ejemplo catalán, corresponde a la Generalitat de Cataluña el control de las infraestructuras de transporte y de las obras públicas de la Generalitat y prestar apoyo técnico y jurídico a las entidades locales.

Barcelona, tráfico y ruido
El tráfico es la principal fuente de ruido o contaminación acústica en las ciudades.

Banner-Seminario-1852x352-FJD

 

¿Cómo mejorar la contaminación acústica en la ciudades?

Después de examinar toda esta información, podemos concluir que los ciudadanos tienen derecho al descanso y a vivir sin ruidos molestos excesivos y que corresponde a las administraciones publicas velar por su cumplimiento, con especial atención al ámbito del ocio y del turismo. En el caso de Cataluña, el artículo 27 del Estatuto de Autonomía establece que todas las personas tienen derecho a la protección antes las diferentes formas de contaminación. En definitiva, el derecho a vivir sin ruidos.

Los organizadores de espectáculos públicos y de las actividades recreativas tienen la obligación de analizar el impacto acústico para que, en su caso, se tomen las medidas correctoras para reducir los niveles de inmisión sonora a lo establecido en la normativa. Bastantes quejas se refieren a la inactividad o falta de respuesta de los ayuntamientos a las denuncias de los vecinos por las molestias por ruidos.

El desarrollo de una actividad económica, como es el caso del turismo, se debe realizar con pleno derecho a la legalidad vigente y a los derechos de los vecinos a vivir sin molestias que superen los umbrales razonables de la tolerancia.

Parece que es una constante la percepción que tienen los ciudadanos de impunidad de los infractores y de que la actuación de las Administraciones no es suficiente. Y también se repite la queja, muy generalizada y que afecta tanto a ciudades como a pequeños municipios, ante la problemática de ruidos que ocasionan los clientes que salen fuera de los locales a fumar.

Urbiotica ofrece un sistema de monitorización con sensores inalámbricos que miden de manera continua y autónoma el nivel de sonido ambiental

La ingenierías y consultoras acústicas y ambientales son también actores claves en la lucha contra la contaminación acústica, ya que proporcionan a las Administraciones servicios de consultoría, estudios y análisis, así como elaboración de propuestas y planes de acción.

Hoy en día, compañías como Urbiotica ofrecen un sistema de monitorización basado en sensores inalámbricos que miden de manera continua y autónoma el nivel de sonido ambiental. La información obtenida por los sensores es accesible de forma remota en tiempo real y puede integrarse en plataformas o aplicaciones software.

El sistema de monitorización de Urbiótica ha sido diseñado para medir en las zonas de la ciudad con problemas de contaminación acústica y para ser utilizado como complemento de los sonómetros tradicionales en:

  • Evaluación y seguimiento de la exposición al ruido
  • Evaluación de la eficiencia de las acciones contra el ruido
  • Control de zonas acústicamente saturadas
  • Mapas de ruido
  • Estudios de impacto ambiental

Marc Boher, director comercial de Urbiotica explica como “En el ámbito de la gestión de la contaminación acústica, la nueva tecnología basada en sensores de ruido inalámbricos permite registrar los niveles de ruido las 24 horas del día, de manera autónoma, transmitiendo los datos en tiempo real de forma remota.”

Y añade: “Esta nueva herramienta permite a los gestores de la contaminación acústica hacer un seguimiento y control de los niveles de ruido en la ciudad en cada momento del día, información que resulta de gran utilidad en la toma de decisiones sobre las acciones a realizar para solucionar los problemas existentes. La monitorización continua y permanente permite también evaluar la eficacia de las acciones y corregirlas o mejorarlas en base a los resultados observados de una forma más dinámica.”

Barcelona y el ruido
Punto de aparcamiento de bicicletas en la Plaza de Cataluña, en Barcelona.

Barcelona y la gestión del ruido

Barcelona tiene una complejidad acústica particular (por su alta densidad demográfica, la elevada congestión de tráfico, el clima templado y por tener mucha vida nocturna) que se traduce en una ciudad con altos niveles de ruido. Esto ha provocado en los últimos años las quejas de los ciudadanos preocupados por el descenso en la calidad de vida.

Así monitoriza el ruido Urbiótica
Así monitoriza el ruido Urbiótica

Barcelona tiene una complejidad acústica particular que se traduce en una ciudad con altos niveles de ruido

En respuesta a estas quejas, el Ayuntamiento ha trabajo intensamente en la reducción de los niveles de ruido y desde 2006 realiza mediciones en diferentes áreas de la ciudad para evaluar la situación e implementar soluciones a través de diversos planes de acción.

De forma paralela, el Ayuntamiento creó Sentilo para la gestión de los datos obtenidos y la interconexión con las iniciativas de Barcelona como ciudad Inteligente.

Esta información está recogida en el trabajo de Júlia Camps Farrés, ‘Red de seguimiento del ruido en Barcelona’, publicado por el Ayuntamiento de la ciudad en 2015. Según éste estudio, Barcelona cuenta con 25 monitores de niveles de ruido, con la previsión de llegar a 31. El objetivo de esta red es variado:

  • Evaluar los niveles de ruido en diferentes áreas.
  • Cuantificar la reducción de ruido por la implementación de planes de acción.
  • Actualizar el mapa del ruido de la ciudad.
  • Identificar fuentes de ruido y evaluarlas en diferentes y escenarios complejos.

Los sensores de Urbiotica forman parte de la red de sensores del Ayuntamiento de Barcelona. La compañía integra sus sistemas de medición con la plataforma Sentilo, y de esta forma puede mostrar la información sobre ruido, parking, etc.

Desde 2006, se han realizado mediciones de ruido en 99 puntos diferentes de la ciudad. Las fuentes de ruido medidas se dividen en las siguientes categorías, con su porcentaje, según su incidencia:

  • Ruido por actividades recreativas (34,3%)
  • Ruido en escenarios complejos (23,2%)
  • Actualización del mapa de ruido (11%)
  • Ruido de la calle (9,1%)
  • Vehículos de recogida de basuras (7,1%)
  • Eventos en exteriores (4%)
  • Ambulancias (3%)

“Barcelona quiere convertirse en una ciudad autosuficiente, hiperconectada y de cero emisiones. La clave para alcanzar este objetivo es permitir a la ciudad gestionar de forma eficiente los recursos y reducir el impacto de la infraestructura urbana en el entorno”, explica Júlia Camps Farrés, en las conclusiones del citado trabajo.

Y añade: “Con la mejora de la red de monitoreo de clase I y el nuevo desarrollo de una red complementaria de sensores de sonido, la ciudad obtendrá suficiente información para poder dar una respuesta más rápida a las demandas de los ciudadanos. Adicionalmente, la nueva plataforma Sala de Situación interconectará los datos de sensores de sonido con información de otras fuentes, dando una visión transversal del estado de la ciudad en tiempo real.

Banner_Monitorización Continua del Ruido


PERFIL DEL AUTOR

Jesús Larena

Licenciado en Ciencias de la Información, Periodismo y Diplomado en Relaciones Públicas y Publicidad. 25 años de experiencia profesional. Prensa, radio, televisión, contenido digital y redes sociales. Comunicación integral: corporativa, financiera, digital, crisis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe todas las novedades de Con R de Ruido suscribiéndote al boletín de noticias